12/01/2018

El Gobierno plantea elevar la cifra de 50 trabajadores para el comité de representación

El Gobierno quiere reducir el poder sindical en las pequeñas y medianas empresas como una de las palancas para que puedan aumentar de tamaño y, finalmente, intentar dar el salto a ser grandes. Esta es una de las propuestas más destacadas que el Ejecutivo ha hecho a las organizaciones empresariales, sindicales y diversos expertos, en su último borrador sobre el Marco estratégico de la España industrial.

El Gobierno ha advertido que se produce "un efecto escalón" en el número de empresas por encima y por debajo de 50 trabajadores y 6 millones de facturación. Esto se debe, fundamentalmente, a que, a partir de ahí, aumentan la representación sindical en la empresa y sus obligaciones con Hacienda. Por lo tanto, en comparación con varios de sus principales competidores, como Alemania, Reino Unido y Francia, en términos relativos España tiene una representación más alta de la pequeña y tiene menos empresas medianas y grandes.

En consecuencia, como "línea estratégica de actuación" para incentivar un aumento del tamaño de las empresas el Gobierno plantea al sector industrial "modificar los umbrales para la calificación de una empresa como mediana y, consecuentemente, sus obligaciones y cargas fiscales y laborales, siguiendo la línea de los países de nuestro entorno".

El Gobierno "ha detectado 130 regulaciones" vinculadas al tamaño [de las empresas]. Por ejemplo, en las normas laborales, sobre el número de trabajadores; en la normativa fiscal, con la cifra de negocios y, finalmente, con la regulación contable y de auditoría, donde se combinan ambos criterios.

En consecuencia, el Ejecutivo también subraya que "los organismos internacionales recomiendan cambios en la regulación para eliminar esta distorsión regulatoria". Distorsión "que afecta a la asignación más eficiente de los recursos y provoca comportamientos limitativos en función de las normas fiscales y laborales".

El Ejecutivo no ha planteado todavía cuáles serían sus umbrales de trabajadores y de facturación para impulsar el aumento del tamaño de las empresas.